.

.
.'Living for Today' contiene boys love fics sobre Tegomass y NEWS .+No copiar o distribuir+ . .

.

Fiction Index
.

.

.{link love}.

.{nice thoughts}.


.

.

.{bNd & JE-dir}.


brand News day



.

.{dreamy colors}.


Radiance~ Masuda Takahisa fanlisting

Shei~

Sato~

Sato~

Pao-chan~

Yuzuki

Rubi
Maggie-chan

Ayumi-chan

Ma&Su


Pasiones


kely&hinata

kely&hinata

brand News day



TKA Subbers

Teppen mezase





Sweet Emotion

Ai no Tegomass

Stef del mal

Yuuki fics

Tenma



sushirabu

chibijapan

lemonfics

Karito♥







koi no ice cream

cookies and cream

Radiance~ Masuda Takahisa fanlisting



DBSK & SNSD





Eri-chan

Bel-chan
.

.{little artist}.


Massu kawai living for today blog

meli~ living for today

.

martes, 22 de marzo de 2011

Tegoshi [13/13]

título: Tegoshi
autor: meli-sq
pareja: masuda/tegoshi
tipo: multichapter (pg-13 y ste cap: R)
argumento: El frío corazón de un escritor vuelve a palpitar gracias a la ternura de un niño que no deja de seguirlo y de llamarle "Taka"


nota: Este es el capítulo más largo de toda la serie. En serio espero que les guste!
Dedicado a PAD'S ♥


previos: 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12




Salí del hospital como a las siete de la mañana, despidiéndome de Tegoshi con ligeros besos y una somnolienta sonrisa. Tuve que batallar un poco a la hora irme, ya que el pequeño se me había colgado del brazo para evitar que me acercara a la puerta, mientras me hacía reír con su dulce expresión cuando le dije que volvería luego. Yo tampoco quería marcharme, pero tenía que hacerlo o le causaría problemas al doctor.


“Volviste” me saludó Yamashita cuando llegué al hotel. Igual que otras veces, me había estado esperando sentado en el corredor mientras meditaba. Su rostro se veía un poco serio, pero seguro era por el cansancio. “Pensé que volverías a las dos”

“Yo también,” suspiré contento. Tenía muchas ganas de contarle lo que había ocurrido, pero ni siquiera sabía por dónde comenzar. Tan sólo recordar que pude coger a Tegoshi entre mis brazos nuevamente me hacía sentir tan bien, que se me escapaba una sonrisa tonta y me era difícil explicarlo. “Es que-“

“Nah. No importa. Se te ve en la cara que les fue bien” Habló mi amigo poniéndose de pie y siguiéndome dentro de la habitación. “Es verdad que ya no puede ver?”

“Es verdad, pero-“

“Rayos. Debería ir a visitarlo pronto.” Dijo sobándose la frente. “Y Koyama-san?”

“Me dijo que se quedaría hasta las ocho. A esa hora llegan las enfermeras”

“Ya… y supongo que no has comido”

“No.”

“Entonces traeré el desayuno.”

“Yamashita,” Lo llamé antes que pudiera desaparecer tras la puerta. No sé qué esperaba de él, pero su reacción ante el asunto del hospital no era normal.
Habitualmente habría exigido más detalles, me habría molestado o comenzado una larga plática de las cosas que debía y no debía hacer, pero no. Se veía serio y fastidiado. Como que algo lo inquietara ahora. “Pensé que querías que le volviera a ver”

“Por supuesto” Respondió como si fuese un hecho obvio. “Tegoshi te quiere.”

“Y yo a él.”

“Claro,” se acercó nuevamente a la puerta. “Eso lo puedo ver.”

+++


Tal como lo prometí, regresé al hospital esa misma tarde. Los pasillos ya no estaban tan vacíos como la noche anterior y podía oír risas y gente conversando. Me imaginaba que uno de ellos era Tegoshi y automáticamente una sonrisa apareció en mi rostro. No es por presumir, pero no hay nada más infeccioso que su sonrisa.

Abrí la puerta de su habitación y sin embargo, sólo oí silencio. Koyama-san estaba al lado de Tegoshi, acariciándole la cabeza mientras terminaba de inyectarlo en el brazo. El pequeño se veía pálido y por un momento, sentí miedo.

“Oh, Masuda-san” el doctor no tardó mucho en notar mi presencia. Inclinó un poco la cabeza para saludarme e indicar que podía acercarme.

Tegoshi pareció aliviado al saber que estaba ahí, “Taka, volviste” y cuando acaricié su mejilla, la expresión preocupada que tenía se esfumó.

“Ya está.” Koyama-san retiró la aguja y cubrió su piel con un par de esparadrapos. “Si la fiebre no baja en media hora, llámenme, de acuerdo?”

“Tienes fiebre?” pregunté, al tiempo que tocaba su frente.

“Desde la mañana,” respondió el médico. “pero ya está bajando. Tegoshi-kun es un chico muy fuerte, verdad?”


El niño respondió con gran energía y luego de unas cuantas indicaciones, Koyama-san salió de la recamara. Sus instrucciones siempre eran muy claras, pero nunca había explicaciones de los síntomas. Empecé a pensar que debía seguirlo para hablarle en privado, cuando sentí un pequeño tirón de mi camisa.
Sonreí porque Tegoshi siempre querría ser quien más llamara la atención y cogí su mano para besarla, antes de sentarme en una sillita de al lado y comenzar a platicar.

El pequeño me preguntó por Yamashita, que al parecer lo había llamado un par de veces antes de que yo apareciera. Me comentó que sus padres iban a visitarlo todos los días a las 8 y que aunque era aburrido, estar en una clínica tenía sus ventajas.

Me reí ante eso último. “Será porque todos te engríen?”

“No todos” se rió también. “Sólo unas cuantas enfermeras que dicen que soy lindo.”

“Enfermeras?” pregunté extrañado, a quien más había visto ocuparse de Tegoshi era a Koyama-san

“Qué? No me digas que estás celoso” sonrió pícaramente y si el niño hubiera podido ver mi cara, seguro habría estallado en carcajadas.

“No. Porqué..? No, claro que no.”

“Seguro?” preguntó en tono de burla. “Porque sería tierno si lo estuvieras”

“No estoy celoso, Tegoshi” afirmé y él entrelazó nuestros dedos.

“Y tú, Taka? Qué tal va el libro?”

“Lo he dejado por ahora.”

“Porqué?” hizo un puchero. “Has estado ocupado con algo o alguien?”

“Alguien? No. Quien sería.”

“Han pasado dos meses, Taka. No has estado saliendo o cosas así?”

“No. Bueno, no más de lo usual. Con Yamashita un par de veces y con Nishikido. Hace unos días estuvo de visita y pasó por el hotel. Bebimos hasta tarde e hicimos tonterías. Creo que incluso cantamos, pero realmente no recuerdo bien esa noche.” Soltó mi mano. “Qué?”

“Con Ryo-chan?” se cruzó de brazos.

“Uh... No me digas que estás celoso de él”

“Si”

“Tegoshi…”

“No me llames así”

“Pero es tu nombre”

“Es mi apellido!” Y aunque me parecía tierno verlo molesto por una cosa así, en ese momento sólo quería que Tegoshi riera. Si él mismo no quería hacerlo, entonces tendría que obligarlo. “Taka!” empezó a gritar cuando moví mis manos por sus costados haciéndole cosquillas. La habitación se llenó de su hermosa risa durante varios segundos hasta que tuve que parar. Tenía miedo de que si seguía así, dejara de respirar y me incliné para besarle la mejilla.

“Eres demasiado lindo como para reemplazarte. No importa que tan simpático pueda ser Nishikido”

“Taka” volvió a hacer un puchero por el comentario y me golpeó ligeramente en el pecho. Me reí y esta vez besé sus labios, me encantaba que fuera así.

“Te amo” y con eso volvió a sonreír.


Estar con Tegoshi me hacía tan feliz, que a veces creía que si seguíamos juntos, podríamos vencer cualquier enfermedad que tuviera. Lo visitaba diariamente y me quedaba horas a su lado, ya que a pesar de que no podía salir, siempre tenía algo que decir; siempre reía y me hacía entender lo mucho que deseaba sanarse. Por supuesto no todo el tiempo tenía esa energía, se agotaba inexplicablemente, tocía y cada día que lo veía, se encontraba más delgado. Aún así, él no se rendía y me dijo que era porque tenía un nuevo sueño; vivir conmigo.

No sé cómo hacía Tegoshi para siempre decir cosas tan vergonzosas con una expresión de determinación, pero por primera vez no me importó. Él no podía ver mi sonrojo y hablar de ello le dibujaba una sonrisa en el rostro, así que mi propia vergüenza valía la pena.

Yamashita seguía raro, sin embargo. Cada día conversaba menos, pero seguía apareciendo en la puerta de mi cuarto para asegurarse que todo estuviera bien. Llegué a convencerlo un día de acompañarme al hospital y él salió temprano a comprarle flores al niño.

“Tegoshi no es una tía enferma, sabes?” me burlé cuando estuvimos en el pasillo.

“Ya lo sé, pero tiene ese aura femenina, no?” me codeó, sonriendo por primera vez después de un largo tiempo. Aunque no quisiera admitirlo, él también extrañaba a Tegoshi y probablemente obligado a ir había sido una buena decisión.

Lamentablemente, cuando entramos en la habitación del pequeño nos impactó un poco lo que vimos ya que dos asistentes descubrían el pecho de Tegoshi mientras lo cogían de brazos para que el doctor pudiera terminar de inyectar una larga jeringa en su abdomen. El rostro de Tegoshi se contorneaba de dolor mientras el líquido terminaba de pasar a su cuerpo.
Yamashita me cogió fuertemente del hombro cuando notó que me acercaba y no fue hasta que Koyama-san retiró la aguja que dejó de contenerme.

“Tegoshi” prácticamente corrí hacia él “Qué pasó?”

“Dolor muscular y abdominal. Le hemos estado dando pastillas estos días, pero parece que hoy eso no fue suficiente.” Koyama-san lucía más triste de lo que cualquier otro médico se dejaría ver. Cogió una de las manos del pequeño y la estrechó firmemente hasta que Tegoshi le sonrió. Antes de salir de la habitación, pidió al niño que intentara dormir y se despidió de nosotros junto a las enfermeras.

Yamashita jaló una silla y se sentó al lado de la cama inmediatamente, acariciándole el cabello al menor, tratando de reconfortarlo aún sin pronunciar una palabra.

“Gracias.” Tegoshi cerró sus ojos felizmente.

“Descansa, amigo”

+++


Parecía que hubiesen pasado años desde la última vez que salí con Tegoshi al aire libre. En realidad no nos fuimos muy lejos y sólo estábamos paseando por el jardín del hospital, pero al menos era un cambio. Las cuatro paredes blancas de la recamara estaban absorbiendo la energía del pequeño y el sol brillaba como nunca esa mañana. A Koyama-san no le quedó otra opción más que darnos permiso para salir, pero al igual que la vez anterior, en silla de ruedas.


Tegoshi cerró los ojos cuando sintió los rayos del sol acariciando su rostro y estiró los brazos mientras avanzábamos para acariciar la superficie de los arbustos con cuidado. Mientras andábamos, me pidió que le describiera algunas de las cosas que tocaba, como una flor anaranjada que tuve tirar cuando una abeja empezó a acercarse.

Tegoshi se rió cuando oyó mi voz asustada y aclamó “mi héroe” en un tono burlón, hasta que comenzó a sentir un ligero dolor en las piernas y paré para ver qué tenía. Sus músculos empezaban a ponerse rígidos y la parte posterior de sus rodillas estaban hinchadas, así que sugerí regresar a la habitación pero Tegoshi no quería.
En realidad no me lo dijo, pero la expresión de decepción en su rostro lo delataba y por eso no pude hacerlo.

Acerqué su silla a una banca y le pedí al pequeño que me abrazara fuertemente antes de cargarlo con mucha delicadeza. Me senté en la gradilla entonces, sujetándolo de la cintura mientras acariciaba sus piernas y le daba besos en la frente. Tegoshi sonrió nuevamente y asegurando el abrazo alrededor de mi cuello volvió a llamarme su héroe, pero esta vez fue un susurro en el oído.

Habría sido media hora -cuarenta minutos a lo mucho- el tiempo que estuvimos fuera. No habría sido la gran cosa para cualquiera, pero para Tegoshi lo fue; me sentí muy feliz de haberlo acompañado esa vez.

“Hinchazón articular” Fue lo primero que dijo la enfermera cuando nos vio llegar a la habitación. Me pidió que la ayudara a recostar al niño en la cama y colocó almohadillas debajo de sus piernas antes de traer un medicamento.
Cuando pregunté a la señorita, ella me dijo que la protuberancia era normal en el estado de Tegoshi y que no fue provocada por la pequeña salida que tuvimos. Pero aún así empecé a sentirme culpable.

“Taka” El pequeño buscó mi brazo con su mano. “Volvamos a salir pronto, si?”

Le sonreí un poco triste. “No creo que eso sea lo mejor, Tegoshi”

“Pero Taka… quiero ir a casa”

+++


“Por supuesto que quiere ir a casa,” Yamashita dijo cerrando su teléfono para mirarme directo a los ojos. “está cansado de estar encerrado en soledad”

“Hey” renegué.

“Lo siento, pero es verdad. Tú no puedes acompañarlo todo el tiempo” se puso de pie y me cogió del hombro “y aunque lo hicieras, seguro terminarías deprimido. La situación de Tegoshi no es fácil, Takahisa”

“Ya sé que no es fácil” dije apartándome de él. De repente su tono no me gustaba y parecía que en su mente calculaba algo. Mi agente no dejaba de hacer cosas que me incomodaban últimamente.

“Sólo me preocupo por ti, sabes…”

“Pues eso no es necesario” no sabía qué decirle y por alguna razón, el ambiente se había puesto tenso entre ambos. “Y… y cómo está Nishikido? Sigues viéndolo?”

“Ya no nos veremos, pero me dijo que cambiaría de profesión. Quiere ser compositor”

“Porqué?”

“Porque ser atleta no le gusta y sabe de música. Me mostró algunas cosas que escribió y definitivamente tiene talento-“

“No, no.” Lo interrumpí confundido. Pensé que Yamashita y Nishikido se gustaban. “Porqué ya no se verán? Discutieron?”

“Claro que no. Es sólo que cada uno tiene que seguir con su vida. Yo no puedo estar pendiente de Tegoshi y de ti si él está aquí.”

“Yamashita, eso…”


Eso no era justo. Entendía que estuviera preocupado por nosotros, pero aquello no debía ser un problema para él. Por fin encontraba algo que le interesaba más que el trabajo y… él siempre ha sacrificado todo por mí. Siempre lo necesité y le pedí que se quedara conmigo, pero por primera vez sentía que eso estaba mal.
Tegoshi ya estaba haciendo su mayor esfuerzo para seguir sonriendo cada día, no necesitaba que Yamashita también fuera fuerte por mí.

“Takahisa, quiero volver a acompañarte”

“Qué?” Lo miré sorprendido cuando dio unos pasos hacia mí.

“Me aceptarías de nuevo?” Y en ese momento prácticamente me caí en la silla que estaba detrás de mi. Qué rayos significaba eso? Intentaba decirme que Tegoshi me dejaría pronto o algo? Él no me quería y yo lo sabía perfectamente.

“No.”

“Por favor. Podemos intentarlo otra vez. No seré tan frío, sólo quiero estar a tu lado, Takahisa. Quiero cuidarte, nadie más lo hará como yo.”

Lo miré. “Ese es el problema, Yamashita.” Ya que por mucho tiempo me habían protegido, era mi turno de proteger a alguien más.

+++


Una semana después, Nishikido pasó a saludar a Tegoshi en la tarde. Trajo consigo una pequeña radio que dejó en la mesita de al lado y le regaló al niño un cd con una extraña portada.

“Es tuyo?” le pregunté sorprendido. No había pasado más de medio mes desde la última vez que lo vimos y el chico ya había compuesto todo un álbum.

“Ya quisiera” se rió él. “Es una recopilación de algunas canciones que pienso que son del estilo de Tegoshi.”

“Cómo de mi estilo?” preguntó el pequeño inclinando la cabeza.

“Ya sabes: feliz, saltarín… pegajoso” eso último lo dijo con tono de desagrado pero burlón “Y hay algunas canciones que son medio románticas también”

“Podemos ponerlo ahora?” El niño ya se veía emocionado. Cogió la caja contra su pecho, esperando que alguien le respondiera.

“A tus órdenes”


Cuando Nishikido puso la música creo que sentí mi corazón caer a mi estómago. Si sus composiciones eran tan buenas como su habilidad para alegrar a Tegoshi, entonces definitivamente tendría éxito. Creo que no pasaron ni diez segundos completos para que el niño comenzara a mover sus hombros y brazos, mientras que con la boca hacia un lindo puchero. Parecía que estuviera saboreando las canciones y cuando llegamos al coro empezó a mover la cabeza también. Se rió porque obviamente estaba feliz.

“También hay una que te puede recordar a tu novio” habló el ex atleta con un poco de amargura que solo yo noté.

“De quién hablas?” preguntó Tegoshi.

“Oye” me reí ante la expresión de confusión del niño y para hacerlo recordar, me agaché a darle un beso en los labios.

“Ah, cierto” sonrió coqueto cuando nos separamos.


Incluso después de que se fue Nishikido, Tegoshi y yo continuamos oyendo el disco. Koyama-san había llevado unos juegos de mesa con superficie en relieve para el pequeño y cuando estábamos por terminar el primero, Tegoshi se detuvo. Giró la cabeza hacia donde estaba la radio y la señaló como queriéndome decir algo.

Cerré los ojos un momento para oír bien la canción y me di cuenta de la dulce melodía que tenía, posiblemente esa era la canción de la que habló Nishikido antes de marcharse. Seguí en aquella posición para disfrutarla plenamente cuando sentí un golpe ligero en la mano.

“Tegoshi?” abrí los ojos despacio y me encontré con el pequeño llorando. Volví a repetir su nombre preguntándole qué pasaba y me alarmé cuando entendí que no podía responderme. Se cogió la garganta y trató de formar palabras con sus labios pero solo salían extraños sonidos de su boca. Me levanté y llamé a las enfermeras de pronto, antes de coger al niño y dejar que escondiera su llanto entre mis brazos.

+++


“Ahora cómo te sientes?” Koyama-san vino corriendo cuando escuchó que Tegoshi tenía problemas y examinó al niño mientras lo calmaba.

“Mejor” respondió él agachando la cabeza.
Eso no podía ser mejor.

El doctor suspiró y se sobó la frente un poco frustrado. “Tenemos que volverte a hacer exámenes de sangre, pequeño”

“Tiene algo en la garganta?” pregunté lo primero que se me vino a la mente.

“No es eso.” Koyama-san volteó a mirarme por primera vez. “Es normal que empiece a tener dificultades como esta. El deterioro del habla sucede en algunos casos parecidos, así que no hay porqué desesperarse. Que respire adecuadamente y trate de pronunciar bien las palabras, de ahora en adelante lo único que ambos necesitarán es un poco más de paciencia y perseverancia.
El problema, de cualquier forma, es esto…” dijo alzándole la manga al pequeño. “Pequeñas erupciones en la piel, necesito controlarlo.”

El doctor pasó a conversar con las enfermeras entonces, pero ya no lo seguí. Por primera vez, Tegoshi lucía totalmente desesperanzado acerca de su situación y cómo no sabía qué decir para animarlo, me senté a su lado y entrelacé nuestras manos.

+++


Una semana luego de las pruebas, Tegoshi fue dado de alta. Koyama-san no dijo nada al momento de despedir al niño del hospital y solo lo abrazó fuertemente antes de ir con su madre para programar una revisión en cinco días.

Ya en ese entonces todo tipo de cosas habían afectado al menor. Su estómago e intestinos ya no funcionaban bien y le causaban más y más dolor con el pasar de los días. Empezaba a sentir miedo cada vez que nos dejaban solos mucho tiempo y cuando el doctor dijo que lo más apropiado sería que Tegoshi volviera a casa, un torbellino de pesimismo y desesperanza me derrumbó por dentro.

“Taka,” el pequeño sin embargo se oía feliz. “ahora que no estaré en el hospital, te quedarás alguna noche a dormir conmigo?”

“Eh?” me sorprendió la pregunta, pero respondí igualmente “Si eso es lo que quieres, por supuesto.”

“Solo porque yo quiero?” A pesar de que había tratado de sonar afectuoso y alegre, no podía ocultar lo que realmente sentía y la sonrisa de Tegoshi desapareció. “Sólo porque estoy a punto de morir, dirás… Solo porque ya no sabes qué hacer y prometiste que te quedarías conmigo.”

“Qué estás diciendo?” El niño prácticamente me dejó sin palabras, parecía que también él estaba llegando a su límite.

“Taka, tú me tienes miedo, verdad?” dijo cogiendo las ruedas de su silla para alejarse de mí.

“No seas tonto, Tegoshi.” Lo detuve y lo cargué. Su madre nos llamó para indicarnos que subiéramos al auto y eso hicimos. Ninguno de los dos habló una sola palabra más hasta la hora de despedirnos.


Ese día regresé relativamente temprano al hotel. El rostro de Yamashita inmediatamente panicó cuando me vio entrando al cuarto y lo primero que preguntó fue si Tegoshi estaba bien. Me reí ante lo tonto que sonó eso. “Claro que no” le respondí y me pregunté qué clase de cara tendría para que mi amigo estuviera tan preocupado. Cuando me levanté de la cama para verme en el espejo, lo entendí.

No me di cuenta del momento en que empecé a bajar de peso, ni tampoco sabía desde cuando mis ojos empezaron a lucir tan rojos y apagados. Seguro si Tegoshi hubiera podido verme en ese instante, habría roto en llanto como yo lo estaba haciendo.

“Takahisa” Yamashita corrió hacia mí y me abrazó. Ni yo mismo sabía por qué lloraba cuando todo fue tan claro desde el principio. Desde que volví al hospital, el doctor me advirtió que Tegoshi no mejoraría, entonces por qué me sentía tan mal?
Porque tuve esperanza de su mejora? Porque nuestra pequeña, infantil y tonta discusión podría ser la única que tuviéramos en toda su vida? O porque –rayos– lo seguía decepcionando?

+++


Aparecí en la casa de Tegoshi esa misma noche antes de las doce. Su madre me llamó muy tarde pidiéndome ayuda porque el niño no había querido comer nada desde el desayuno. Nishikido, que nos había ido a visitar justo ese día, se dio cuenta de con quien hablaba por teléfono y prácticamente me lo arrancó para pedir la dirección y embarcarme en un taxi lo más pronto posible.

Al principio no entendí porque estaba tan alarmado, pero cuando por fin estuve parado frente a esa puerta, lo entendí. No solo la mía, sino la vida de todos había cambiado drásticamente en pocos meses. Las cosas que solíamos hacer, que sabíamos y conocíamos ya no las entendíamos y era como si todo hubiera dejado de tener sentido…

No podía recordar desde cuándo tocar un tonto timbre se volvió tan difícil.


Al tener una casa tan grande y bella, esperaba que fuera una criada la que me recibiera y no la señora. Esa mujer también parecía más cansada cada vez que la veía y con una amable sonrisa me agradeció lo rápido que llegué y me mostró la cocina.
Parecía que ella misma había preparado todo y aunque la comida se veía muy apetitosa, no la habían tocado.

La mujer sirvió dos porciones de lo que supongo, fue el almuerzo y me pidió que convenciera a su hijo de comer conmigo. Me guió hasta la habitación de Tegoshi y me dejó, confiada de que todo saldría bien.

“Taka?” Solo había dado un par de pasos dentro de su recamara y él ya sabía que era yo. “Eres tú?”

“Si. Hola.” Caminé lentamente hacía su velador para dejar la fuente ahí. Volteé a ver bien el cuarto entonces y me di cuenta de lo oscuro que estaba. Todas las cortinas y ventanas estaban cerradas y solo una lámpara en la esquina iluminaba la habitación.
Se sentía desolado.

“Qué haces?” preguntó el niño tratando de sentarse en la cama. Tenía el peluche que le regalé en brazos y estaba un poco despeinado. “Sucede algo malo?”

“Tu mamá me llamó. Dice que no has comido desde que saliste del hospital, es verdad?” Él solo afirmó con la cabeza. “Porqué no quieres comer, Tegoshi?”

“Porque duele.” Me respondió triste y en cuestión de segundos ya estaba sentado junto a él, abrazándolo. El niño no tardó en responder a aquel gesto y hundió su rostro en mi cuello. “Taka, perdóname.”


Obligar a Tegoshi a comer fue una de las cosas más duras que tuve que hacer en mi vida. Él no demostraba fastidio en su rostro a la hora de masticar e ingerir, pero se demoraba tanto que era obvio que solo trataba de evitar el dolor.
Lo besé cuando dijo que ya no podía más y alejé los platos de él.

“Qué hora es?” me preguntó un poco cansado.

“La una.” Le respondí casi en un susurro mientras lo ayudaba a recostarse sobre las almohadas. “Porqué? Quieres dormir?”

“No.” Cogió mi mano cuando le acariciaba la mejilla. “Pero no quiero que te vayas aún… No quiero que te vayas nunca.”

“Tegoshi”

“Taka… te puedo contar algo?” me preguntó dudoso

“Qué sucede?”

“Hay algo que he estado pensando desde la semana pasada y… que no me deja tranquilo.” Se encogió un poco con una expresión nostálgica en el rostro. “Sabes, cuando perdí la vista, lo primero que pensé fue que me hubiera gustado verte una vez más. Lo último que recuerdo son las figuras borrosas de Keii-chan y mamá. Tuve mucho miedo cuando todo se volvió oscuro.” Me jaló ligeramente para que me recostara sobre la cama. “Y el otro día, cuando traté de hablarte y no pude, me asusté más aún. Me hizo pensar… cuánto tiempo realmente me queda? Y qué pasa si ya no puedo hablar? No siento que esté listo aún. Hay muchas cosas que quiero decir y…
Si pierdo mi voz… cómo les agradeceré a todos por haberme cuidado tanto tiempo?
Cómo diré lo siento cuando no ya no pueda hacer nada?
Cómo diré te amo cuando estemos solos?... Tengo miedo de que eso pase, aún hay muchas cosas que quiero hacer.”

“Lo sé” acaricié su rostro mientras me apegaba más a él.

“Y no me quiero quedar solo.
Todas las noches pienso en que ese pudo ser mi último día contigo y siento ganas de llorar… pero si lo hago, es como si me estuviera rindiendo y-”

“No lo harás, Tegoshi” lo silencié colocando mi dedo sobre sus labios. “Quizás no me creas porque, al fin y al cabo soy yo quien lo dice pero… Desde que te conozco, siempre ha habido una luz que pareciera que te sigue. Por donde pasas, el camino siempre se vuelve brillante, así que no importa qué suceda, nosotros no te perderemos de vista. A dónde quiera que vayas, te encontraremos de nuevo. En el suelo, en el cielo, en los adultos y los niños… No tengas miedo porque siempre volveremos a encontrarnos, incluso en un lugar que es mucho mejor que éste.
En donde puedes correr, comer, reír, ver… En donde tu rostro, tus manos, tus ojos y tu voz se junten sin problemas y sin dolor. No estarás nunca solo.
Te buscaré siempre, de acuerdo?”

“Si.” Tegoshi lloró.

“Y a cambio de la espera,” Lo estreché fuertemente mientras sobaba su espalda. “yo visitaré todos esos lugares a los que siempre quisiste ir, haré todas las cosas que has querido hacer y te contaré cómo me fue cuando nos volvamos a ver. Mi vida por si sola no es tan interesante después de todo” dije en un tono deprimente que hizo reír al pequeño.
“Hey, te estás burlando?”

“No.” Sonrió un poco nostálgico y de forma torpe colocó sus brazos alrededor de mi cuello. “Es solo que Taka me hace feliz”

+++


En realidad yo también tenía muchas cosas que decir.
Estuve tanto tiempo buscando el camino correcto que olvidé reír, vivir, sentir y hasta perdí el deseo de amar. No fue hasta que Tegoshi apareció que volví a preocuparme, volví a tener miedo, pero también fui feliz. Escuchando su voz, viéndolo jugar y disfrutando de su atención, todo eso me guió de vuelta aquí.

“Te duele?” pregunté en un susurro mientras acariciaba el vientre del pequeño despacio. Su cuerpo estaba rígido, era la primera vez que lo sentía así.

“Si... un poco” me respondió tímido, su cabeza un poco inclinada hacia la derecha. “pero Taka, yo quiero…”

Lo cogí de la mano cuando noté que trataba de alcanzarme. Acerqué mi rostro al suyo y besé sus labios para que no tuviera que terminar esa oración. Pasé mis dedos por las líneas de su cara, barbilla y nariz, admirando la bella apariencia del pequeño, que a pesar de estar enfermo, no dejaba de lucir maravilloso todos los días.
Sonreí cuando Tegoshi cerró los ojos presionando su mejilla contra mi palma. Sentía como su piel ardía y de pronto mi boca también lo hacía.

“Eres tan hermoso”
Me incliné hacía él nuevamente y mientras nuestros labios rozaban en suaves y largos besos, sentí como la mano del menor me jalaba nerviosamente de la camisa. Me separé para ver a Tegoshi debajo de mi, estaba sonrojado, sus manos arrugaban un poco las sábanas y sus labios temblaban de expectación, quizás de ausencia.

A pesar de que me preocupaba su salud, no quise resistirme a eso.
“Soy tuyo, Taka… Tú también eres mío?”

Afirmé con la cabeza rápidamente y volví a chocar mi boca contra su piel, paseándola ya no sólo por su rostro, sino también por su cuello y orejas. Antes hubiera sido difícil atreverse a más, pero la manera en la que Tegoshi acariciaba mi espalda y hombros me perdían, y esos pequeños sonidos que soltaba al aire simplemente no dejaban que me contuviera. Nunca habría pensado en él así, pero de verdad quería ser suyo. Quería juntarme a él tanto como pudiera a ver si nos volvíamos inseparables. A tratar incluso, que con esos besos me llevara con él a donde fuera que se estuviese yendo.

“Yo también, Tegoshi”

“Taka” Sonrió y cogió mi cabeza entre sus manos para besarme también. Por poco olvidaba que él no podía ver.

Mis piernas pasaron encima de él entonces, una a cada lado de sus caderas para no tener que recostarme sobre él, su cuerpo era débil y estaba sufriendo. No podía ignorar eso de ninguna manera.
Luego de unos momentos en los que nuestras lenguas habían estado jugando en silencio, llevé mis manos hacia su cintura y acaricié sus costados por sobre la ropa. La respiración de Tegoshi se aceleró un poco cuando introduje una de mis manos por debajo su camiseta, contorneando con mis dedos su sutil figura y acariciando ligeramente su ombligo. Desde ya su piel me estaba volviendo adicto.

Me quité la camisa no mucho después, dejando que el menor pasara sus manos por sobre mi cuello y torso avergonzado de su propia acción. Me reí porque eso era demasiado tierno y cogí su muñeca para llevar su nerviosa mano hasta mi boca besando su palma con cariño y volviendo a descender sobre su cuerpo.

Sorpresivamente, Tegoshi me detuvo cogiéndome del brazo y me pidió que le ayudara a quitarse la ropa. En verdad no pensaba desvestirlo totalmente porque tenía miedo de que no pudiera soportar el frío de la noche o que contrajera algo, pero esto era algo que también él quería y en voz baja me repitió “por favor”.

Ya no dejaría que me pidiera nada más.

Con delicadeza, lo ayudé a sentarse y a deshacerse de todas esas largas prendas que nos estorbaban. Observando y tratando de memorizar cada parte de su cuerpo una vez que eran descubiertas.
Acaricié su cabello antes de empezar a tocar la piel de su delgada espalda y acariciar sus brazos. Ahora que Tegoshi estaba totalmente expuesto ante mí, le demostraría cuán enamorado me sentía de él y le di unos cuantos besos más en la boca antes de recostarlo sobre la cama.

Quería pasar mis labios por todo su cuerpo, por cada esquina y superficie. Sabía que algunas zonas eran más sensibles que otras y los pequeños quejidos que soltaba el pequeño me lo confirmaban, pero no podía detenerme. Necesitaba que entendiera cuánto adoraba cada parte de él, tanto las que estaban sanas como las heridas. Quería tomar incluso su dolor si era posible y verlo sonreír para siempre.

Los quejidos de Tegoshi se convirtieron en pequeños gemidos cuando mis labios descendieron hasta su entrepierna mientras mis pulgares masajeaban suavemente sus muslos. Escuchaba su voz hacerse más ronca y veía como apretaba fuertemente los ojos para tratar de suprimir sonidos más fuertes, pero era difícil. Y de un momento a otro las manos del menor volvieron a alzar mi rostro, pero esta vez solo para repetir mi nombre. Inmediatamente entendí lo que quería.

Me separé de Tegoshi entonces y me quité el resto de las prendas. No fueron más que unos segundos para desvestirme, pero la separación de nuestros cuerpos ya me hacía extrañar su piel. Quería volver a tener sus manos sobre mí, así que subí a la cama en un abrir y cerrar de ojos y dejé que el pequeño enrollara sus brazos alrededor de mi cuello.

Acaricié, mordí y saboreé su boca; no podía sacar mi lengua de su cavidad y él tampoco intentaba botarme. Casi me pierdo en ese embeleso cuando una de las piernas del menor se aferró a mi cintura y sentí ese encuentro exquisito.
Ambos soltamos un largo gemido debido al placer inmediato que causaba esa fricción, así que decidimos hacerlo y pegamos nuestras frentes para apoyarnos.

Al momento de introducir mis dedos en él, Tegoshi no pareció demasiado afectado por la sensación así que pensé que sería fácil continuar.
Levanté un poco sus piernas y mientras me presionaba contra su entrada, noté lo equivocado que estaba. El rostro del pequeño inmediatamente se contorneó en dolor cuando entre en él, así que deje de moverme para esperar a que su cuerpo se relajara.

A pesar de eso, comenzaron a aparecer lágrimas en los ojos del niño y un poco preocupado le dije que mejor lo termináramos ahí.
Tegoshi movió la cabeza en negación y en una voz muy baja y aguda me confesó que lo que lo lastimaba era el roce con la cama.

“Ven aquí, amor” le dije sin separarnos y cogiéndolo en brazos. Levanté a Tegoshi con cuidado y lo senté sobre mis piernas, dejando que él acomodara sus brazos a mi alrededor y descansara su cabeza entre mi hombro y mi nuca. De alguna manera, en esa posición él estaba más tranquilo así que empecé a moverme despacio, haciendo que Tegoshi subiera y bajara sobre mí.

La sensación era increíble y como noté que ya no lastimaba al pequeño, incremente mi paso quitándole gemidos cada vez más fuertes y desesperados. El menor reafirmó su agarre alrededor de mi cuello y se tapó la boca con la palma de la mano tratando de reprimirse, pero no lo dejé.

Quería escuchar su voz diciéndome qué estaba bien, qué le gustaba y qué no; necesitaba saber que yo no era el único que estaba disfrutando de ese momento y pasé una de las manos que tenía en su espalda hacía su brazo.
Lo jalé ligeramente y entrelacé nuestras manos cuando se soltó. Nunca había escuchado sonidos más dulces en mi vida.

“Taka” Sentí su cuerpo estremecerse de repente, así que empecé a ir más rápido y más rápido, una y otra vez. La voz de Tegoshi inundó la habitación junto con mis confesiones de amor al momento de terminar.

+++


“Tú crees… que mis padres se hayan despertado?” Me preguntó Tegoshi luego de ducharnos y vestirnos. Eran las 6 de la mañana y ambos ya estábamos de vuelta en cama, abrazándonos y compartiendo ligeros besos de vez en cuando.
Era como si nuestros labios tuviesen miedo de no volverse a tocar nunca más.

“Había olvidado que tus padres estaban aquí.” Me reí avergonzado. Si volvía a ver a su madre, moriría de un infarto. “Ay no…”

Tegoshi rió y acarició mi nariz con la suya. “Te amo tanto”

“Lo sé” me reí también y luego, durante varios minutos ambos quedamos en silencio. Pensé que Tegoshi por fin se había quedado dormido, hasta que alzó su rostro y abrió los ojos.

“Taka, tú también tienes miedo?”

Todos los días, pensé. De cerrar mis ojos y que al momento de abrirlos él deje de estar ahí. “Sí… pero,” esperaré. Tú me entiendes, verdad? “no importa lo que pase, yo también te esperaré, Tegoshi.”

Él sonrió y finalmente cerró los ojos.

+++


“Exámenes de sangre?” Yamashita me miró incrédulo. “Qué pasa contigo? Estás loco de repente?! Primero, decides irte de viaje alrededor del mundo y ahora te haces exámenes de sangre? A dónde te vas? Al África?!”

“Estás exagerando, Tomo” Nishikido entró a mi recamara trayendo un par de bebidas en manos. “Por cierto, tienes un bonito apartamento, Masuda. Crees que mientras estés fuera, me lo puedas alquilar? Aún no he conseguido nada bueno”

“Quédatelo.” Respondí con una sonrisa mientras terminaba de cerrar mi maleta. “Pensaba venderlo, pero…”

“Estás hablando en serio?!” me cogió de los hombros sorprendido.

“Espera, espera, espera!” Mi agente se puso de pie casi en un salto. “Estás insinuando que no piensas regresar a Japón? Qué hay de tu trabajo? Qué hay de tu libro?!”

“Ya está terminado.” Saqué un sobre grueso de mi velador y lo coloque en sus manos. “Lo único que le falta es el prólogo, así que eso tendrás que pensarlo tú, amigo. Mi vuelo sale en una hora y se me hace tarde”

“Qué?!” abrazó involuntariamente el portafolio. “Estás hablando en serio? Qué hay con la publicidad y las entrevistas?! Quién va a ser el estúpido resumen de la tapa?! Y no pienso bailar con ninguna loca de la televisión para vender esto! De verdad!… de verdad, no piensas volver?”

“Estaré en contacto siempre, lo prometo.” Lo golpeé suavemente en el brazo. Posiblemente esto era tan difícil para él como para mí.

“Genial!” Nishikido se tiró sobre la cama. “No puedo esperar para leerme en una verdadera novela.”

“Ah. Bueno… todos están ahí, pero el tema ha cambiado un poquito y hay cosas que tuve que omitir, pero…” sonreí. “pero es lo que quería escribir.”

“Cómo llamaste a tu obra entonces?” preguntó Yamashita, un poco más calmado.
Y la verdad no tuve que pensarlo mucho antes de responder.

“Tegoshi.”



Aunque todo a mi alrededor vuelva a ser como antes, yo ya he cambiado. No volveré a perderme entre la multitud sintiéndome solo o confundido porque sé que me guías. Tu voz la escucho en el viento a cada paso que doy y sé que me sonríes desde donde estás.

No te olvidaré.
Y lo sé porque… tú también estás esperando por mi, verdad?

Resultados: Infección positiva - Citomegalovirus


-----------------------

Y llegó a su fin.
Rayos, esto me duele más de lo que debería xD. En realidad... no quería acabarlo porque me daba mucha pena, y luego pasó lo de Japón, no sabía en qué momento sería bueno continuar con esto, pero supongo que ya es tiempo.

Gracias a Nagii, Tegoku y Tatchan por su apoyo, las adoro chicas ♥
Y PADS... espero que algún día te pases x aquí y veas que terminé tu fic (: lamento todos los retrasos, ojalá no te haya decepcionado.

29 comentarios:

Satommy dijo...

Me da miedo terminar de leer tu fic ._.
Siento que lloraré y si lloro, te llamaré
para decirte "Estoy llorando por tu culpa D:"
Pero debo hacerlo ._.Uu sddassad ;3;

Tatchan dijo...

;;_______________;;.. podria no haber terminado tan luego porque no queria que llegara el final ;;____;;..

Melichan escribe siempre tan bien y este le quedo muy lindo.. <3 ;;___________;;..

Te quiero Melichan ;3;..

Nagii_NEWStegomass dijo...

Dios!! fue tan difícil terminarlo ;_;... de verdad que cada vez que lo leía me daba una presió en el pecho porque sabia que se venia una parte dura del fic....

Sabes.... a medida que leía el fic, estaba escuchando una canción y de verdad que la encontré perfecta para este fic, de verdad que esa canción mas el fic pudieron con mi corazón ;_____; estaba escuchando You'll be in my heart- Phil collins, le queda perfecta ;_;.

Gracias meli, aparte de darme esa dedicatoria >__< gracias de verdad, aunque fuera triste de verdad que no te miento que lloré, pero me alegré por Taka, ya que se dio cuenta de que de verdad lo amaba y lo esperaria a donde sea que fuera porque tegoshi estaria siempre con él, saltando, riendo y hablandole con su hermosa voz *llora* Perdón xD no puedo parar de comentar sin llorar, muchas gracias por este fic y sigue asi :) se te quiere mucho <3 Ánimo!!

Talia dijo...

Meli.....no puede evitar llorar al leer el final... de hecho aun siento como atoradisimo algo en la garganta pero de alguna manera me consuela que al final y mas pronto de lo que imaginan Taka y Yuya estaran juntos ;^; ...ni siquiera puedo escribir esto sin dejar de chillar ;-----; en verdad te luciste Meli~! cada dia soy mas fan de tus fics *-*)//..algun dia quiero ser como tu (?) bueno lo dudo pero en realidad escribes muy bonito ♥ siguelo haciendo *A*)//...awww en verdad no encuentro las palabras adecuadas TT^TT en serio muchas gracias por terminar este fic tan bello ♥

en otro orden de ideas animo Japon!

mELicHAn dijo...

@Satommy
sé q ya te lo pregunté, pero... ;_; de verdad lo vas a terminar? ♥
te quiero! *le salta encima*


Aw @Tatchan ):
tu comentario fue el primero q recibí y de verdad, de verdad me emocionó que lo sintieras tanto ♥.
Me di cuenta de stado de facebook y también en twitter me lo dijiste. Aw asdasd linda, eres un amor ♥ me alegro que te gustara en final y yo también te quiero (;

mELicHAn dijo...

@Nagii
Asd =///= q linda~
A mi también me fue difícil terminarlo ): me gustaban mis propios personajes y su relación asdasd X eso stoy planeando en escribir un oneshot de secuela (: será un presente para todas ustedes x seguir conmigo T_T ♥ y... ow, escucharé esa canción! ;w;

Me alegra q te haya gustado el fic, bonita. Que bueno q lo entendieras y q te inspirara a decir lo q has dicho (: me hace sentir orgullosa, pero perdóname x hacerte llorar TwT
Lo siguiente q escriba no será triste, ok (:?


@Talia
Muchas gracias a ti T___T♥
asd no tienes ni idea de lo contenta q me sentí con tu comentario. Ne sentía preocupada de q no se entendiera bien el final. Pero asdasdasd ♥ ;w; lo entendiste todo perfecto y si ♥ no puedo separar x demasiado tiempo a Tegoshi y a Massu u_u eso ya sería muy cruel.
Gracias x tu apoyo, bonita (; y x todos los halagos. En verdad no necesitaste decir más, me hiciste sumamente feliz con lo q has escrito y que bueno q te haya gustado la historia. Un besote y cuidate mucho!

Tegoyan Kuruta dijo...

no quiere postear >__<
me llore..casi todo el capi x//D!
esta hermoso lo ame lo ame aunque siga llorando xD
su primera vez fue tan tan tierna me encanta!!!!!!!!1 ;////;
gracias por escribir Meli,tbn entiendo que no hayas querido escribir por lo que paso en Japon...a muchas nos paso igual D:
espero el procximo no me haga llorar neh ;3;??? xDDD
broma :B! abrazos y besitos!!
me ire a buscar pañuelos x//D
*3*

mELicHAn dijo...

aw Tegoku~
dices q lloras pero pones una carita de risa al final xD ahahaha
oww~ lo siento ♥ pero de verdad esto fue lo primero q me imaginé de todo el fic. A medida q iba avanzando me daba más pena el final, pero igual lo hice y... quizás sonará mal, pero me siento orgullosa de q a pesar de q no terminara totalmente feliz, les haya gustado (:

Asd -///- la parte R me tuvo estancada varios días. Cuando xfin se me ocurrió como hacerla, andaba con fiebre. Parecía un zombie tipeando en la pc haha, pero a mi también me gustó. No me habría imaginado ese momento de otra forma. Me hace tan feliz q dijeras q te encantó ;__;

El siguiente xD estoy dudando si será un oneshot secuela de Tegoshi o el fic enrrollado del q comenté x twitter. Creo q haré una encuesta lol. Gracias bonita ♥ se te quiere un mundo~

Anónimo dijo...

waaa...lloré...Este fic me emocionó mucho, gracias Meli chan

Deseo también que Massu y Tegoshi se vuelvan a encontrar. Su amor sobrepasará las barreras de la eternidad.
Y hablando de la realidad, estoy extrañando demasiado a este duo.

mELicHAn dijo...

muchas gracias a ti x leerlo ^^
y q lindo lo q dijiste de la eternidad ♥ ;///;

Anónimo dijo...

Akane Desu!!!

*Se seca las lagrimas y salen mas aun* Estuvo demasiado lindo y emotivo!!!

Debo decir que me shockeo cuando le estaban dando la inyección en el abdomen, no se, como que me asusto o algo así...

Pero lo que me puso pero sin lugar a dudas es cuando no pudo hablar... Si perdia su voz, no se puede perder una voz tan preciosa como esa!!!

No esperaba que hubiera lemon, por el estado de Tegoshi, así que me sorprendio.... Pero fue muy duce, digno del TegoMass

Lo que agradezco es que no hayas alargado el sufrimiento el pequeño y directamente pasaras a Massu cumpliendo sus sueños y, esperaba que tuviera lo mismo, la verdad...

Aun así, me llore la vida, es triste pero precioso y con un final muy emotivo

Esperando la secuela o un nuevo fic... Gracias Meli!!!

Bye Bye!!!

mELicHAn dijo...

Gracias Akane! estaba esperando q lo leyeras ♥
Para mi... tampoco fue fácil escribirlo ): me sentía mal de poner situaciones tan feas como esas pero era parte de la enfermedad.

Sobre el lemon, siendo honesta, casi lo omito. Pensé lo mismo q tú, pero lo hice -no xq lo prometí sino- xq era necesario.

Primero xq de esa forma es q Massu se contagía (si tienen lo mismo), y segundo xq era la mejor manera de q ellos se prometieran q a pesar de todo starían juntos. Nadie les quiso decir a ninguno qué era lo q tenía Tegoshi, pero ambos presentían q era mortal y aún así decidieron juntarse. Era como el final perfecto para mi... aunq fuera un poco triste ):

Gracias x leer, Akane! gracias x comentar y x todo tu apoyo. Estoy muy contenta de q te haya gustado (: me esforzaré tb en el siguiente♥

PAD'S dijo...

T___________________________T *llora y llora*

Al fin pude regresar a este hermoso blog y terminar de leer este fic! Lo amo! Me encanto! Realmente me encanto! T-T Gracias por dedicarme algo tan bonito Mel!!! ♥

Sufrí mucho con los últimos capítulos y por un momento en la parte del lemon me dije: D: pero a Tego le va a hacer maaaal.
Luego, con el final, le encontré el sentido del por que y me puse feliz! pero a la vez triste T-T
Tengo un conflicto de emociones xD

En fin... me pongo sensible otra vez... Me encanto el final y todo!

Nuevamente gracias por escribir este fic y dedicármelo ;_;♥ Espero leer pronto otro fic tuyo! ^^
Y perdón por no pasarme seguido.. siempre recuerdo tu blog... pero últimamente no estoy en mi mejor época, creo... .-.

Muchos muchos besos y abrazos!
Ah! Fuerza Japón ;)♥

Alele' dijo...

En el fondo esperabas mi comentario^^(??)
meeeeeeeeli chan D': , acaso mataste a mi yuya? *llora* D:
waa, lloré tanto D': , pero pero, me encantó!, fue simplemente increible D': ♥
Jamás pensé que iba a terminar a asi u.u, pero a pesar de todo, me encanto el final!>.< , hace un tiempo que no leai un fic tan bueno y y tierno♥
Y en la parte del lemon *-* slañfmsdlfksmdasdsasddfs *-* , shh shh Alele pervertida D: *la espanta* (?)
Realmente me llego D': , espero que escribas otro, amo como escribes! >.<
Cambio y fuera (??)
chu ~ ♥

mELicHAn dijo...

@PADS
asdasdasd *corre y la abraza* ;_; no pensé q comentarías tan pronto! No, no, gracias a ti. Cada vez q escribo un fic tengo en mente q algún día lo leerás y aunq eso sea lejano o algo, me hace sentir sumamente feliz ♥

Que bueno q te haya gustado, amiga~
Hasta yo me encariñé con la historia, para serte sincera -///- me dolió terminarla y lamento... q te haya puesto triste ):
Lo bueno de haber planeado primero el último capítulo fue esto; q todo encajó, en especial la parte lemon, q siendo para ti, no podía faltar xD. Lamentablemente yo soy muy romántica, así q no puedo hacerla de otra forma, aunque trataré siempre de mejorar.

Otra vez, gracias a ti x todo y... siempre me esforzaré (:
Un besote, linda. Spero q tus problemas se solucionen ♥

mELicHAn dijo...

@Alele
x supuesto! gracias x comentar, bonita ♥

Aw ),: lamento haberte hecho llorar, Alele, pero me alegra mucho q el fic te llegara de esta forma. Tenía miedo de q el final no les gustara x lo de la enfermedad de Tego (a mi misma me apenaba imaginarlo así) pero... con lo q has dicho de q es bueno, de verdad me siento contenta. Gracias a ti x leerlo y x esperar ste capítulo.

X lo de "Alele pervertida" no te preocupes xD! (creo q todos tenemos un poco de eso cof cof) y seguiré escribiendo (:
Gracias x tu apoyo!

Selphie Koji♥ dijo...

Lamento en ser tan descarada en no comentar antes es que tenía algo de cosa si leía el cap final, me gustó y como que no quería que terminara xDDD

Bueno el cap de FASCINO!!! la verdad es que estuvo a la altura de los otros y el final fue bastante certero es decir por lo menos a mí, me encanto aunque fuese triste estuvo excelente *-* Aish lo del lemon ^///^ muy tierno :3 *O*

Bueno hablando en general: no me puedo sacar de la cabeza eso de "como andas así con esos ojos? no te llevan a la carcel por tal mirada?"... "Es que tengo licencia para llevarla a donde quiera" xDDD Bueno ya a lo otro. La trama muy buena, los personajes... (cada vez que indago más sobre News me doy cuenta de por qué a Ryo lo ponen como ogro en los fics xD) Todos tuvieron su lugarcito y se ve bien :D! A Tego lo hiciste bien mono y eso le queda a este simpático mocosito >3<

Bueno me despido .-.
Cuidate! y espero leer más de ti pronto^^

Jana!

mELicHAn dijo...

No te preocupes, Selphie!
-q yo también me demoro un poco en contestar hehe-. Primero q nada, gracias x leer el fic ♥ no sabes lo feliz q me hacen cada vez q dicen q les ha gustado el final xD.

Ahahaha Te cuento q yo tampoco quería terminarlo! de alguna manera se convirtió en mi bebé lol pero en fin, necesitaba continuar con esto antes q se me olvidara la idea original. En realidad lo primero q concebí del fic fue como terminarlo xD (aunq suene triste y deprimente).

X lo del lemon... no sabía q te gustara o_o y pues, Ryo xD... él es bien uke lol, x eso cuando puede se venga con gente más uke q él xD.
Tegomass siempre hacen q me salga todo mi lado meloso y mono ♥ a ellos los tengo en un trono xD.

Otra vez gracias x leer y comentar!
Espero cumplir tus espectativas con lo siguiente q escriba ^_~*
chus~

Selphie Koji♥ dijo...

Ya somos dos xD
Primero que nada olvide aclarar algo, yo soy la "Setofan♥Tegomass♥" x3

Bueno la verdad es que el fic me vicio, lo leo cada tanto.

Jajaja ni yo, pero hace un tiempo descubrí que si me gusta xD
Ryo es bien uke aunque a veces... recuerdo la entrevista de Tego que vi según él le pidió su número a Ryo y este le dijo "no quiero!" LOL y me dejo pensando xD
Tegomass el dúo más lindo de todo Johnnys te entiendo ♥W♥

De nada! acostúmbrate por que siempre me rondo por aqui leyendo mucho x´D
Bueno :D!

Bye Bye :D!

Inuchiha dijo...

eso fue... fue...TToTT
Tegoshiiiiii!!!!
Ahora lloraré aún más cada vez que escuche Yoru wa hoshi wo nagamete okure
Pero qué puedo decir... fue hermoso TwT
En verdad te admiro, creo que no podría escribir algo tan largo...y de hacerlo no creo poder llegar a un nivel así u.u

Sigue así!!

mELicHAn dijo...

@Selphie
si me imaginaba q eras tú ^^
y wow xD tanto así como para hablar de "vicio", me haces sentir orgullosa hahahaha
Con lo de Ryo, no sabes todas las cosas q ha hecho xD yo en un principio no lo quería xq hizo llorar a Massu, pero poco a poco se hizo más cercano a todos y...
en realidad es imposible, no adorarlo haha.
Tegomass siiii~♥
Gracias x el apoyo! ^_~

@Inuchiha
wow o___o
no esperaba leer un comentario tuyo en este blog, en serio me has sorprendido xD waaa
ureshi!

Gracias x decir q es hermoso (:
y lamento q te haya dado penita T_T
Si te animas a scribir, me encantaría leerlo ^_~
Besos♥ y gracias!

Selphie Koji♥ dijo...

sip soy yo x´3
bueno si es que me gusta leer, más si el fic es tan entrenenido y con el que se puede reír y adorar a estos tiernos♥ Deberías estarlo escribes realmente bien que diría que te destacaste :D!

Mira lo que me entero de él xD que malo es xDDD así que hizo llorar a Massu? o.o de eso si no tenía idea. Pero si es imposible no quererlo ^^

Tegomass *O* Digamos que estoy celosa de Tegoshi xD

Cuidate sigue escribiendo :3!

Yuzuki Hyuuga dijo...

Hola, se que no me conoces ni tienes idea de quien rayos soy, pero eso no me importa, Melii-chan (te puedo decir asi verdad?) he amado tu fic, llevo llorando desde que Tego estaba en el hospital, OMMEDETTO CHICA, me hiciste llorar demasiado y estoy feliz por ello, Me gusto el final y todo, siento que fue perfecto tu fic, lo he amado sigue escrbiendo quiero leer mas de tus escritos de TegoMass seguire tus fics lo juro.
Sige escribiendo ame este fic lo lei en dos días (no me dejaron terminarlo ayer ¬¬") pero vale todos eso apitulos y lagrimas.

mELicHAn dijo...

Muchas gracias @Yuzuki!
Si claro xD dime como gustes hahaha
Me siento realmente halagada con tu comentario, linda ♥ me alegra q el fic te haya llegado tanto, aunq no sé si sea perfecto, le tuve mucho cariño y definitivamente seguiré escribiendo (:
Tegomass es la pareja de mi corazón, no podría vivir sin ellos xD, además tengo como tres ideas en la cabeza ahora mismo, así q avanzaré tan pronto como pueda!
Gracias otra vez (; y cuidate mucho ♥

TS dijo...

Precioso! Casi lloro~ Gran trabajo

Lissa~ dijo...

Muchas gracias ^__^♥

mahori dijo...

desde las 8:30 am hasta la presente hora(1:30 pm) *sentada en la coputadora*
OMG!! me quede toda la mañana leyendo U_U y disculpame pero no puedo evitar decirte *suspira*....que eres cruel! T-T waaaa fue lo primero que pense encuanto termine de leerlo!dizculpame pero fue el shock!
y sé que...anque no te conosca, que no lo eres!^^
.............
estuve reprimiendo mis sentimientos durante todo el fic y deverdad no podia comentar nada!esperaba que al terminarlo tuviera las palabras o almenos una idea de lo que queria decir! U_u pero noo...no las encuentro!y eso me desespera! ahhh--^!
entonces solo me queda decirte que..fue uno de las historias que mas me gusto!desde el comienzo hasta el final!...el final en especial...fue tan degarrador y tan dulce a la vez! fueron una mezcla de sentimientos muy intensos!! y lo más raro!(en mi) esq me puse a llorar peor que un niño al que lo dejan solo el primer dia de clases en el kinder garden! ToT ....
pero me encanto!! eres lo maximo creo que es lo más que puedo decir por el momento! comprendeme losiento U_U
.......si no te molesta pasare por a qui siempre que el tiempo me lo permita! T-T
espero que sigas escribiendo mas cosas lindas como esta!

..desde aca una nueva fan de tu blog! ^^

Lissa~ dijo...

aww ):
La verdad q tu comentario también me dejó en shock xD
Primero xq leiste todo el fic en 5 horas, y segundo xq no esperaba q me llamaras cruel haha

Muchas gracias x leer esto y x el apoyo. Es genial cuando alguien nuevo percibe tan bien las emociones q trato de trasmitir, me halaga mucho♥
En especial xq este fic es como mi bebé, de verdad me pone una sonrisa en la cara (:
Aunque... me da penita q te hiciera llorar *hugs*♥
Gracias ♥

tana ^^ dijo...

T_T gomen por lo de cruel!!! soy malaaa buaaaa me siento mal!!pero como te lo dije la verdad no creo que seas eso que dije!!*se pega a sí misma* XD

muchas gracias a ti por ese maravilloso fic!! y no te preokupes por mis lagrimas!...fue mi culpa por no aguantarlas T___T *recibe el abrazo* n.n*

....ohh disculpa de nuevo por lo de cruel!!!
estare leyendote ^^

 
Œ

Diseñado por: Compartidísimo
Modificado por: Living for today