.

.
.'Living for Today' contiene boys love fics sobre Tegomass y NEWS .+No copiar o distribuir+ . .

.

Fiction Index
.

.

.{link love}.

.{nice thoughts}.


.

.

.{bNd & JE-dir}.


brand News day



.

.{dreamy colors}.


Radiance~ Masuda Takahisa fanlisting

Shei~

Sato~

Sato~

Pao-chan~

Yuzuki

Rubi
Maggie-chan

Ayumi-chan

Ma&Su


Pasiones


kely&hinata

kely&hinata

brand News day



TKA Subbers

Teppen mezase





Sweet Emotion

Ai no Tegomass

Stef del mal

Yuuki fics

Tenma



sushirabu

chibijapan

lemonfics

Karito♥







koi no ice cream

cookies and cream

Radiance~ Masuda Takahisa fanlisting



DBSK & SNSD





Eri-chan

Bel-chan
.

.{little artist}.


Massu kawai living for today blog

meli~ living for today

.

domingo, 24 de abril de 2011

El principito [1/4]

título: El principito
autor: meli-sq
pareja: masuda/tegoshi y ligero ryo/shige
tipo: multichapter (pg-13)
argumento: Qué pasa cuando sientes que te enamoras del personaje de un libro? Acaso es justo que todas las parejas de los cuentos de hadas tengan un final feliz mientras que tú solo puedes besar a tu principe en sueños?



Cuando su madre hablaba por teléfono con sus amigas, Tegoshi podía escuchar en su voz el orgullo y la superioridad que él nunca había sentido. Por supuesto, ella tenía un tranquilo hijo y una excelente libreta de notas sobre los que alardear, pero Tegoshi no tenía nada que decir, nada sobre lo que sentirse especial.

A pesar de ser tan joven, su vida era simple y monótona. Podría decirse incluso, que los mejores amigos del chico eran Shakespeare y Wilde, los creadores de esas apasionadas novelas que lo mantenían despierto hasta altas horas de la madrugada.


Nada en sus días era tan perfecto como lo era en la rutina de su madre y quizás por esa triste envidia, él decidió pasar aquella tarde de verano en un lugar más cómodo, rodeado de silencio y en donde nadie pudiera molestarle. La biblioteca.


Era la primera tarde del primer mes del año, Tegoshi no se sorprendió de casi no encontrar gente en su camino, pero si del lugar en donde terminó.
Sus ojos se abrieron emocionado y tuvo que tomar un largo respiro antes de atravesar esas grandes puertas de madera ya que, la Biblioteca era todo lo que él siempre había soñado. Era una maravilla para sus pobres sentidos y es que, a pesar de ser – como sus compañeros lo llamaban – un ‘nerd’, nunca había estado ahí. Su corazón palpitaba fuertemente a cada paso que daba, y por un momento, sintió que había entrado a un mundo excepcional en donde podría ser inalcanzable. Un lugar en el que definitivamente querría perderse para siempre y leer y descubrir y soñar y sonreír, hasta que una voz lo regresó a tierra firme y le preguntó,

“Buenas tardes, te puedo ayudar en algo?”

“Ah,” Tegoshi se dio la vuelta y se encontró con un muchacho de rostro amable parado tras el mostrador. “Mm… Yo…”


En realidad, Tegoshi no lo sabía y al parecer el otro no tardó mucho en notarlo. “Si estás buscando un libro, yo te puedo ayudar a encontrarlo. Es para una asignación?” Preguntó con una sonrisa.

“N-no” negó también con la cabeza y luego de pensarlo unos segundos, alzó tímidamente la vista. “Quiero… Me gusta la ficción.”

“Como cuentos y novelas?” preguntó el otro chico, mientras pensaba sobre qué libro recomendar. Tegoshi al mirarlo bien, pensó que no podía ser mayor que él.

“También pueden ser escritores extranjeros,” se atrevió a decir “me siento muy atraído por algunos clásicos”

“Ehh… “ el joven lo miró sorprendido y como si su mente acabara de ser iluminada, se levantó de su silla y caminó hacia Tegoshi. “Lo tengo! Historias extranjeras, verdad? Hay unos libros magníficos que nos llegaron hace poco, seguro te van a encantar!”


Tegoshi no sabía si era por la inesperada fuerza de aquel muchacho o por el prometedor anuncio que acababa de escuchar, pero cualquiera fuera la razón, se dejó llevar entre estantes de libros y mesas vacías hacía la parte posterior del lugar. Lo primero que sus torpes ojos alcanzaron a ver fueron unas grandes cajas amontonadas unas sobre otras.

Morita-kun, como luego se presentaría el bibliotecario, empezó a leer las etiquetas de aquellos cajones, emocionado de al fin tener una buena razón para sacarlos. Sus manos alzaron obras firmadas por autores de los que Tegoshi nunca antes había oído y todas las tramas de esos libros sonaban tan interesantes, que el chico empezó a considerar la idea de sacar una credencial para llevarse algunos textos a casa. De pronto y desde la esquina de la habitación, un libro de empastado blanco llamó su atención.

Dejando todo lo que tuviese en mano, Tegoshi fue a por el objeto que le causaba tanta curiosidad. No tenía título y era muy ligero, pero el chico sentía la necesidad de abrirlo y volteó hacia su acompañante para preguntarle por él.

“Nunca lo había visto” respondió Morita-kun sorprendido, y justo en el momento en que iba a revisarlo, un teléfono sonó. Su brazo quedó en el aire y sin poder ignorar la llamada, le pidió al muchacho que lo devolviera al estante y salió corriendo a contestar.


Era extraño.
En un día cualquiera, Tegoshi habría abandonado el libro sin hesitar. Habría dejado de tocar esa suave cubierta blanca y habría distraído su mente con alguna de las otras lecturas que al principio le sonaron tan interesantes.

Normalmente lo habría hecho, de verdad. Pero ese día no.
Algo lo aferró a ese libro en el momento en que lo tocó, así que Tegoshi decidió leerlo y subió por unas antiguas escaleras de madera que vio al final del pasillo; suponía que lo llevarían hacia las mesas de estudio del segundo piso.


+++

Cuando Tegoshi cruzó la puerta al segundo nivel, se deslumbró una vez más.
Estar ahí de repente se sentía como entrar en uno de los hermosos cuentos que tanto le gustaban. La luz del sol se filtraba por los ventanales de la habitación, brillando con calidez sobre esas desoladas mesas que lo invitaban a sentarse.
Cuando por fin eligió la perfecta esquina en la que acomodarse, se colocó las gafas que guardaba en su bolsillo y abrió el texto con cuidado. Una pequeña nota estaba escrita con tinta negra en la página 2.

‘Todos merecemos un final feliz. Este libro es para ti.’


Cuento I
El príncipe y el guisante


“El príncipe y el guisante?” Tegoshi leyó el título una vez más. Aquella historia le sonaba conocida y claro! Era un cuento de Anderson. Un famoso escritor alemán que había inventado, entre otros cuentos para niños, El patito feo, Pulgarcita y El soldadito de Plomo. Aquel cuento también era famoso, pero… ese era su nombre? Acaso no trataba la ficción sobre una princesa?
Tegoshi se acomodó los lentes antes de dar vuelta a la página, y pensó que posiblemente se trataba un sencillo error de imprenta.


Erase una vez, en las lejanas tierras de Japón, un apuesto rey llamado Shigeaki que deseaba de todo corazón casarse con un príncipe de verdad. Recorrió todo el mundo buscando uno, pasando por China, la India y Tailandia; y aunque era cierto que príncipes no faltaban, nunca lograba asegurarse de que fueran de sangre real. Siempre encontraba algo que le parecía sospechoso, así que afligido, volvió a su país.

Una noche se desencadenó una terrible tempestad; los relámpagos se cruzaban en el firmamento, los truenos retumbaban y la lluvia caía a torrentes. Era espantoso! De pronto llamaron a la puerta del castillo y el consejero del rey se apresuró a abrir.

Era un príncipe pero, Dios mío! Cómo lo había dejado la lluvia y el mal tiempo! El-

“No soy un príncipe” interrumpió Tegoshi totalmente alarmado y desorientado. De un momento a otro se encontró bajo la lluvia y en un lugar desconocido.

“Cómo que no eres…?” quien le abrió la puerta lo miró igualmente desconcertado, pero no pasó mucho antes de que los truenos le asustaran, y sin cuidado alguno, cogió a la inesperada visita por el hombro y lo hizo entrar a palacio. “De dónde has venido, extraño? Eres un viajero?”

“No. Ni siquiera recuerdo haber venido” respondió Tegoshi temblando. Se sentía asustado y todo su cuerpo estaba empapado. Bajó la cabeza al notar la intensa manera en la que era observado y trató de ocultar el rostro tras su cabello.

“No eres de aquí, verdad?” La mano del consejero real, llena de calidez y ternura, se posó en la mejilla del chico para mirarlo bien. Era la primera vez que Tegoshi estaba tan cerca de alguien y se sentía avergonzado. Tenía miedo de moverse pero no era un sentimiento malo, solo inquietante. “Si le decimos al rey que eres un príncipe, se enamorará de tu hermoso rostro y querrá casarse contigo. Mejor le diremos que eres un pasante para que te puedas hospedar aquí esta noche sin problemas.”

Tegoshi se sonrojó al oír esas palabras y empezó a tartamudear. “Ca- casarse? Un rey? No será una… reina?”

“No” se rió el consejero. “Nuestro rey tiene otras inclinaciones”

Y como si lo hubiesen invocado, en ese instante tocaron la puerta.
Era un príncipe pero, Dios mío! Cómo lo había dejado la lluvia y el mal tiempo! El agua le chorreaba por el cabello y el traje, se le metía por las cañas de los zapatos y se le vertía por los talones.

“Soy Nishikido Ryo, príncipe de Osaka” se presentó el individuo. “Venía de camino para un encuentro con su señor cuando esta inesperada tormenta me atrapó. Mis ropas están mojadas y mi caballo se perdió, pero eso no importa con tal de conocer al rey Shigeaki cuanto antes”

“Ah, el príncipe de Osaka! Hemos escuchado mucho sobre usted” el consejero saludó con una inclinación y le ayudó a pasar. “Pediré entonces que lo visten y preparen para que salude al rey como es apropiado.”

“Qué?” Tegoshi se tapó la boca inmediatamente, no había tenido la intención de meterse en la conversación, pero por fin entendía donde estaba y así no recordaba el cuento.

“Quién es ese?” preguntó Ryo al servidor. “Un mendigo o servidumbre?”

“Oiga.” Tegoshi se sintió ofendido. “Cómo es capaz de juzgarme cuando usted luce igual que yo? Dice que es un príncipe, pero acaso tiene manera de probarlo?”
Tanto el consejero como Nishikido lo miraron sorprendidos.

La historia de la princesa y el guisante, como la recordaba Tegoshi, trataba sobre una doncella que era tan fina y delicada que cuando la pusieron a prueba al poner un guisante debajo de su cama, aún pudo sentirlo. Esa fue la manera en la que comprobaron que era una princesa de verdad y si se encontraba en la misma ficción, entonces algo andaba mal. El consejero desde ya lo estaba recibiendo como si fuera de sangre real.

“Oye tú…” Ryo cogió al chico del cuello de la camisa y lo arrinconó contra la pared. “He dicho que soy un príncipe, tienes alguna queja?!” Definitivamente algo estaba raro con ese cuento, ese príncipe no era delicado en lo absoluto!

“Masuda!” Una voz irrumpió en la habitación. “Qué es lo que pasa que escucho tanto alboroto?!”

“Mi rey” el consejero, al oír su nombre, se arrodilló al suelo. “Han venido visitas. El príncipe de Osaka y un pasante que quedaron atrapados bajo la lluvia, mi rey”

“Noto al pasante, pero no al príncipe.” La madre del rey, que también estaba curiosa por el ruido, salió a ver.

“Yo soy Nishikido Ryo, príncipe de Osaka.” Exclamó el sujeto, soltando a Tegoshi de su agarre. “He venido porque oí que el rey está buscando con quien contraer matrimonio y yo… yo estoy enamorado de él”

“Enamorado?” Otra vez aquellas palabras salieron de la boca de Tegoshi sin querer. Cómo era posible que un príncipe le declarara su amor sin tapujos a un rey?
Sin embargo, esta vez Ryo no prestó la mínima atención al comentario y solo miró a Shigeaki con fuerza. Quizás decía la verdad.

“Cómo puede ser que me ames? Acaso alguna vez nos hemos encontrado?” El rey preguntó.

“En realidad no…” el llamado príncipe bajó la voz. “Pero hace años el señor se hospedó en nuestra región después de un largo viaje a tierras más remotas. Yo solo pude verlo desde lejos, pero caí rendido a primera vista de usted”

El rey vio la sinceridad en los ojos del visitante y además de halagado, sintió una inmensa alegría en su corazón. Pero la madre de Shigeaki no quería que su hijo rompiera la promesa de un matrimonio real, así que decidió poner a prueba la palabra de Ryo y los mandó a todos a dormir.

“No importa que tan sexy sea, si usted dice que es un príncipe, pronto lo sabremos!”

Sin decir más palabras, se fue al dormitorio de huéspedes, levantó la cama y dejó en el fondo de ésta un guisante; luego colocó encima veinte colchones y encima de ellos, otros tantos edredones.
En esa cama debía dormir el príncipe.

Por otra parte, el consejero se hizo cargo del pasante y ordenó que arreglaran rápidamente otros aposentos para Tegoshi. Lo acompañó y le dio agua caliente para lavarse y pijamas blancas para cambiarse.

“Gracias, Masuda”

El consejero se sorprendió al oír cómo lo llamó y mirándole aún con más ternura, se sentó al lado de Tegoshi en la cama. Lo ayudó a meterse entre las sábanas y le comentó que aún no sabía su nombre.

“Te… Yuya” dijo avergonzado.

“Yuya” Repitió el otro sonriendo. “Que hermoso nombre tienes”

Todo el rostro del muchacho se puso rojo al escuchar el cumplido y trató de decir algo más pero no pudo. Siempre había sido tímido, pero parecía que con aquel sujeto la situación se ponía peor. Ni siquiera era capaz de enfrentar su mirada.

“Volverás a casa en la mañana?” preguntó el consejero después de unos segundos de silencio.

“No lo sé.” Tegoshi respondió triste al recordar su casa. Si al despertar seguía ahí, ya no sabría a donde ir. En aquel reino él no era nadie, no tenía profesión ni identidad. Quién querría acogerlo?

“Deberías volver” comentó serio Masuda, “pero no te preocupes, si después de mañana no regresas, prometo cuidar de ti.” Y diciendo eso, recostó al muchacho y le dio un ligero beso en la frente para despedirlo. Las mejillas de Tegoshi ardieron cuando éste se alejó y no pudo reaccionar hasta que se dio cuenta que su acompañante estaba a punto de abandonar la habitación.

“A dónde vas?” le preguntó preocupado. No quería que lo dejaran solo en aquel cuarto.

“Con el príncipe de Osaka” respondió el consejero. “Debo advertirle sobre el guisante debajo de su cama”

“Porqué? Acaso no es un príncipe de verdad?”

“Claro que si.” Respondió el otro con total seguridad. “Pero el transcurso de las cosas aquí han cambiado desde tu llegada. Debo informarle sobre esto para que mi rey tenga un final feliz.”

“Pero… yo creo que,” la mirada de Masuda estaba clavada en su figura. Tegoshi sabía que se estaba metiendo en asuntos que no le concertaban, pero por alguna razón aquello le importaba. Arrugó las sábanas debajo de sus manos con un poco más de fuerza y se atrevió a decir lo que pensaba. “Yo creo que no deberíamos forzar estas cosas. Cada uno tiene su propio final, esta escrito. Seguramente, Ryo dice la verdad”.

“Tú nunca has estado aquí. Cómo lo sabes?” Preguntó Masuda y Tegoshi no supo qué responder. Le había tomado tanto valor decir solo aquello que hasta sus puños se pusieron blancos por la fuerza con la que apretaba su edredón. Empezó a pensar que no debió haber hablado, que seguramente había logrado que el consejero lo odiara por entrometido… cuando de repente, volvió a sentir esa mano cálida sobre su mejilla. “Está bien. Confiaré en ti, Yuya.”


A la mañana siguiente, todos corrieron a la habitación del príncipe y le preguntaron cómo había descansado. Masuda y Tegoshi tenían los dedos cruzados esperando la respuesta.

“Muy mal!” manifestó Ryo enojado. “No he pegado el ojo en toda la noche! Sabe Dios lo que había en esta maldita cama! Era algo tan duro, que tengo mi bello cuerpo lleno de cardenales! Ha sido horrible!” y agregó, “Tan pronto regrese a Osaka, le pediré a mi padre que les mande a nuestro tejedor de colchones”

Ante tal respuesta, todos vieron que Ryo era un príncipe de sangre real, puesto que, a pesar de los veinte colchones y de los veinte edredones, había sentido el guisante. Sólo un príncipe de verdad podía tener la piel tan delicada!

“Iré contigo entonces,” le dijo el rey. “Así pediré tu mano formalmente ya que, he decidido que voy a casarme contigo.”

Y así fue como Shigeaki lo tomó por esposo.
El guisante fue trasladado luego al Museo, donde todavía estará si nadie se lo ha llevado (o comido). Esta si que es una verdadera historia!


“Despierta, despierta” una voz conocida lo llamaba.

Tegoshi abrió los ojos y se encontró de nuevo allí, en la Biblioteca. Había regresado del reino! O no? Pero cómo? Ni siquiera tuvo oportunidad de despedirse de Masuda. “Estas bien?”

“Sí… lo siento.” Respondió el muchacho y luego de darse cuenta que todo había sido un sueño, pidió disculpas a Morita por tomar el libro sin permiso.

“No te preocupes” le respondió el chico palmeándole la espalda. “Cuando gustes puedes volver para leerlo, pero por ahora regresa a casa, ya es de noche”

Y Tegoshi miró a la ventana. Era cierto, había oscurecido.


-----------------------


Nuevo fic! Gracias a la voluntad (amenaza) de los pueblos (Satommy) xD
Luego de terminar Tegoshi, hice una pequeña encuesta para ver con qué historia debía continuar y salió ésta (: espero que este bien ya que el estilo es un poco diferente al usual.
Gracias a Nagii, Tegoku y Tatchan x el apoyo ♥
Mi inspiración fueron las palabras de mi mamá, los libros de Anderson, Perrault y Grimm que tengo en casa y una canción de Chayanne xDDD. Me divertí mucho escribiendo esto! Si sigue siendo así de sencillo, creo q actualizaré pronto. Ojalá que si!

17 comentarios:

パオラ ソルセド dijo...

awww TegoMass <3
ya sabes que me gusto desde que me lo leíste
y yo estaba todo "awwwwww"
yo ya sabia que el consejero era muy lindo con Yuya <3
Nishikato (L)
yo sabia que harías nishikato por mi lol
lo sabía <3! yeih!
queremos más (porque apuesto que quién lo haya leído también xD)!
así que actualiza pronto ahora que te parece fácil escribirlo xD!
no dejes que la inspiración se te vaya <3333

Tegoyan Kuruta dijo...

ahhhhhhhhhh me encanto!!!!!!! es hermosooo!!! *---*! Massu es demasiado adorableeee! >//< y Ryo que manera de reirme xD me lo imaginaba tan desaliñado y enojon como siempre xD gusta gusta gusta *-*! todo mi apoyo moral para ti Meli *3*! esperare el proximo! *--*!
besitos cuidate mucho<3

mELicHAn dijo...

@sis
Sabes q mis nishikato son inspirados (obligados) en ti ♥
y si xD cuando te escuché decir "aww~" en un momento tegomass fue... fue como un akirashock :p! Me sentí orgullosa haha
gracias sis ♥

@tegoku
xD hahahaha tus comentarios siempre me ponen feliz. Gracias! y si~ Massusito bonito♥~
Es q en el anterior fic ya habia puesto a Tegoshi demasiado adorable, era el turno de Massu xD.
Con Ryo nunca me aguanto de poner sus "sexys" líneas XD no puedo evitar ponerlo tal cual haha.
Aw~ besitos, linda ♥ gracias x leer!

Anónimo dijo...

Akane Desu!

Okey fue un fic un tanto freak, pero me gusto el Tegoshi antisocial xD

Tu Massu siempre tan considerado me mata de amor... Es que así debe ser, cuidar del peque y frágil Yu-chan en cualquier situación y mundo alterno n_n

Sigue así!!! Quiero mas!!!

mELicHAn dijo...

ahahaha xD @akane me leiste el pensamiento!
Justo andube reflexionando esta mañana sobre si debía o no advertir q este fic era un crack (osea medio freak como dijiste). Lo q pasa es q quiero ser capaz de scribir diferentes estilos y hace mucho q quería hacer algo q pareciera salido de un cuento xD. Desde ya, agradezco mucho tu apoyo y espero q te guste (: ♥
Tegoshi antisocial y Massu caballero son amor xD~

Nagii_NEWStegomass dijo...

Meli!!! gomen por no haber comentado antes pero mi ánimo no etaba muy bueno ayer >-< y queria leerlo en condiciones. De verdad que me ha gustado en como va la historia *-*, es como un cuento de hadas en donde Tegoshi se ha metido de casualidad, además que Massu te saliera tan tierno es característico de ti y es que ese tipo de aura e la que transmite Massu xD una persona tierna, un poco tímida y preocupada por los demás, tiene como un aura protectora y Tegoshi aunque sea una persona que se vea fuerte pues xD tiene algo que lo hace ver como alguien inocente...
Bueno para variar desvario xDD!! debes de seguirlo porque de verdad que el fic esta demasiado interesante y el estilo que escogiste es de verdad llamativo, me gusta!
Ganbatte ne! *-* sigue asi Meli y que la inspiración no se valla xD!
Besos linda! cuidate mucho! y que san Tegomass visite tus sueños xD 8D

mELicHAn dijo...

aw @Nagii (:♥
Que bueno q te gustara! y pues si xD para serte sincera, la manera en la q sta redactado el cuento es casi como el original. Como tengo los libros aquí en casa, escribía con ellos en mano para que me salieran con su estilo.

Haha xD de verdad Massu me sale tan tierno y Tegoshi tan frágil?
Bueno, será q así los veo en mi cabeza assdasd son amor ♥
El siguiente cap será sobre koyama :P seguro te podrás imaginar qué cuento stará involucrado xD
Gracias x comentar bonita, espero q te siga gustando y q te sientas mejor (: Cuidate! besos ♥

tatchan dijo...

No habia dejado mi post ;___;
Me gusto mucho melichan<3 porque siempre me gusta todo lo que escribe melichan <3
quiero el otro luego!! este era muy lindo aunque no queria que Tegoshi despertara de su sueño xD y Massu aaaaw *----*
besitos Melichan <3!!

mELicHAn dijo...

haha ;D
aw no te preocupes @Tatchan, Tegoshi volverá~
siempre volverá con Massu xD...
hasta q se acaben los cuentos, claro ♥
*Chu~*

Flannii dijo...

awww esta super lindo el fic!! *OO*
lo amé!! >w< ♥
awww El rey shiegaki *w* ♥

ohhh ii masuu~~
espero leer pronto las nevas aventuras de tegoshii! *-*
amo tanto los cuentos como este! *OO* ♥ *fan de cuentos clasicos*

aww mil gracias por escribir algo asi!! *-* ♥

mELicHAn dijo...

@Fiannii (: gracias
que bueno q te gustara tanto!
Yo también soy fan de los cuentos clásicos alemanes *chocola* XD♥
haha "las aventuras de tegoshi" suena tan cute~

Ahury dijo...

wauu
Meli como siempre me encanta tus fic
pero este en particular me encanto y me eso reír
masuda kria a Tego solo para el jejej

mas me gusto el princ “Soy Nishikido Ryo, príncipe de Osaka”
k tal egoooooooooooo

un nishikatoooooooooooooo

aregato amix

Misaki Ayuzawa x Masuda Takahisa dijo...

Hola!, habia dichoq ue estari al pendiente pro sinceramente no pude por diversas razones (un litro de lagrimas me traumo ToT)

Cuentos, i love this!, amo los cuentos clasicos, mi principe osakaman cool!!

Mi rey Shige!

habra Koyashige? o RyoPi?, no se Xd, seria raro o KoyaPi? wo eso si que seria nuevo,

Ame al consejero MAsuda! neta lo amo!!

PAD'S dijo...

Awwwwww ♥ Me encanto!
Ya quiero leer los próximos capítulos! Al principio pense que iba a ser una parodia de "El principito".
Amo el NishiKato :3 Creo que por un fic de ellos llegue a este blog xDDD

Yo quiero ver que Massu se vuelva a reencontrar con Tego!!! *-*♥

Linda!! Espero ver la conti o un OneShot para dentro de unas semanitas ;DDDDDD
Besos!!! ♥

Ayumi dijo...

Hola Meli, cuanto tiempo ^^
No sé si me estabas buscando, pero si algún día lo haces, he cambiado de blog jeje.
He leído la historia y me ha parecido preciosa. Espero que la continues pronto ^.^
Ha sido un poco chocante para mí leer la descripción del caluroso verano en enero, hasta que caí en la cuenta de que donde vivís, en enero ciertamente estais en mitad del verano xDD para mí es en mitad del invierno y hace un frío terrible jaja. Ha sido divertido ^^

Bueno, supongo que estarás ocupada con exámenes o con otra cosa, porque desde abril que no publicas nada es mucho tiempo, especialmente para tí. Así que espero que teermines todas tus tareas y te pongas a escribir esta preciosa historieta =P

Un besito guapaaa

tana ^^ dijo...

waaaa...excelente adaptación de este cuento que porcierto nunca me llamo mucho la atención ...hasta que lei esto ^^
woooo Nishikido Ryo,príncipe de osaka!!!the sexy man!!! oh yeahhh...
ohhh me sorprendio mucho el hecho de que el Rey sea Shigeaki!! O_o y pues no masuda!!!! pero estuvo genial!!!! todooo....solo no me gusto... que no hay continuación!!! T_T waaa llore!! pero ojala pueda leer más ^^
gracias por tus lindas historias!!! y por alegrarme un poco-NO!!! mucho- la existencia!!!
escribes genial!! sigue haciendolo porfavor!!!
GAMBATTEEEE!!!!...

Haruhi Yamashita dijo...

Me encantó el fic :3! esta lindo! waa haz la continuación por favor >w<
Estuve leyendo más fics tuyos y me gustaron mucho :D eres muy buena para esto x3

Saludos! ^^

 
Œ

Diseñado por: Compartidísimo
Modificado por: Living for today